Legaloner

Trabajo España mujeres

Trabajo para mujeres: Tasas de empleo por grupos etarios y disparidad de género en en

Las tasas de empleo, que reflejan la proporción de personas empleadas en relación con la población en edad laboral por género y por grupos de edad, son un indicador social fundamental. Estas tasas específicas por segmentos de edad permiten comprender las dimensiones socioeconómicas de los trabajadores y evaluar su posición, ya sea ventajosa o desfavorable, en el mercado laboral debido a la edad o al género.

 

El mercado laboral y sus estadísticas conforman la base informativa en torno a la cual se han estructurado las políticas sociales en los últimos años. Uno de los objetivos principales de las políticas futuras es promover una economía con altos niveles de empleo.

Es esencial identificar grupos poblacionales que actualmente presentan menores niveles de empleo debido a factores como la edad, el género, el nivel educativo o la nacionalidad, ya que esta información es clave para desarrollar políticas sociales efectivas.

 

Se presenta información sobre población joven (de 16 a 24 años), población de 25 a 54 años, población de 20 a 64 años y población mayor (de 55 a 64 años), además del rango de edad de 16 a 64 años.

La Agenda 2030 propone fomentar un crecimiento económico sostenible, un empleo pleno y productivo, así como condiciones laborales decentes para todos, estableciendo objetivos para el año 2030:

Alcanzar empleo pleno y productivo y condiciones laborales decentes para todas las mujeres y hombres, incluyendo jóvenes y personas con discapacidad, junto con igualdad salarial por trabajo de igual valor.


Implementar medidas inmediatas y efectivas para erradicar el trabajo forzoso, poner fin a las formas modernas de esclavitud y trata de personas, y asegurar la prohibición y eliminación de las peores formas de trabajo infantil, incluyendo reclutamiento y uso de niños soldados, con el objetivo de terminar con el trabajo infantil en todas sus formas para 2025.
Salvaguardar los derechos laborales y promover entornos laborales seguros para todos los trabajadores, incluyendo trabajadores migrantes, especialmente mujeres migrantes y aquellos en empleos precarios.


Desarrollar e implementar políticas dirigidas a promover un turismo sostenible que genere empleo y fomente la cultura y los productos locales.
Jóvenes, género, edad, lugar de nacimiento y residencia, así como personas con niveles educativos bajos, representan poblaciones en desventaja en el ámbito laboral.

 

Las tasas de empleo de mujeres y hombres, independientemente de la edad, se incluyen en los Indicadores de Desarrollo Sostenible publicados por Eurostat en el Objetivo 8: Trabajo decente y crecimiento económico.

Se ofrece la brecha de género en las tasas de empleo, definida como la diferencia entre las tasas de empleo de hombres y mujeres en puntos porcentuales.

Mercado de trabajo para mujeres igualdad de género en España

Varios acontecimientos han marcado la evolución económica reciente. El Plan de Recuperación y Resiliencia, iniciado en 2021 debido a la crisis sanitaria, la guerra en Ucrania desde febrero de 2022 y los persistentes niveles de inflación desde 2021, derivados de la crisis energética y exacerbados por el conflicto, han llevado los índices inflacionarios a niveles históricos en 2022. Estas incertidumbres han provocado revisiones a la baja en las proyecciones económicas a lo largo del año, afectando tanto al crecimiento económico como al empleo.

 

En términos macroeconómicos, según la Contabilidad Nacional de España, el PIB sufrió una fuerte caída en 2020 (-11,3%), la mayor desde 1996, debido a la pandemia de la COVID-19. En 2021, la economía inició su recuperación con un crecimiento del 5,5% en el PIB. El avance de la Contabilidad Nacional Trimestral de España en enero sugiere un crecimiento interanual del 5,5% en 2022. Respecto al empleo, medido en puestos equivalentes a jornada completa, sufrió una disminución del 6,8% en 2020 y se recuperó un 6,6% en 2021. En 2022, según datos preliminares, el empleo continuó aumentando (3,8%).

 

Durante 2022, el Gobierno español implementó medidas del Real Decreto-ley 32/2021 para reformar el mercado laboral, buscando combatir la alta temporalidad y reducir las disparidades que afectaban a grupos vulnerables, como mujeres y jóvenes. El objetivo principal es mejorar los derechos laborales, la productividad y la estabilidad en el trabajo, al tiempo que se fomenta la formación.

Según la EPA, en 2022, más de 11 millones de mujeres estaban activas laboralmente, 1,5 millones más que en 2007. La tasa de temporalidad de las mujeres en el último trimestre fue del 20,56%, un descenso significativo desde el 27,5% de 2021 y aún más marcado en comparación con el 32,9% de 2007. En cuanto a edades, las mujeres entre 16 y 24 años muestran las tasas de temporalidad más altas, las cuales disminuyen con la edad.

 

Las disparidades de género en actividad, empleo y desempleo se han reducido gradualmente. Esta tendencia se consolida con la entrada al mercado laboral de la población joven y la salida de trabajadores de edades más avanzadas, donde las diferencias de género suelen ser más notables, especialmente en el contexto de la Reforma Laboral. Esto es aplicable tanto para las mujeres nacionales como para las que buscan un permiso de trabajo en España por trabajo relacionado con el arraigo laboral

Participación Laboral en España para mujeres

En 2022, la tasa de actividad de mujeres de 16 a 64 años alcanzó el 71,1%, un aumento de 0,3 puntos porcentuales respecto a 2021 y de 8,3 puntos porcentuales respecto a 2007. La brecha de participación se ha reducido a menos de la mitad durante estos 16 años, disminuyendo a 8,5 puntos porcentuales desde el 19,8% en 2007.

 

La inactividad por estudios ha aumentado, llegando al 14%, mientras que ha disminuido debido a responsabilidades familiares y al «desánimo».

 

  1. Empleo: El empleo de mujeres de 16 años en adelante superó los 9.425.400, excediendo el máximo registrado en 2019, cuando se superaron por primera vez los 9 millones de mujeres empleadas. La tasa de ocupación para mujeres de 16 a 64 años aumentó en 1,6 puntos porcentuales en 2022, alcanzando el 60,5%. Asimismo, se ha avanzado en la reducción de la brecha de género desde el 21% en 2007 hasta el 10% en 2022.
  2. Desempleo: Durante 2022, el número de mujeres desempleadas de 16 años en adelante descendió en 198.700 (-10,9%), y la tasa de desempleo para mujeres de 16 a 64 años disminuyó en 2 puntos porcentuales, ubicándose en el 14,9%, 3,5 puntos porcentuales por encima de la tasa masculina. Las mujeres desempleadas de larga duración representan un 42% del total, según datos de Eurostat.
  3. Maternidad: Según Eurostat (datos de 2020), el porcentaje de mujeres inactivas o en empleos a tiempo parcial debido a responsabilidades familiares o personales fue del 4,9%, tres puntos porcentuales menos que en 2007.
  4. Nivel de Formación: El 49,5% de las mujeres activas poseen estudios superiores, mientras que solo el 26,6% tiene un nivel de educación bajo. En 2007, estos porcentajes eran casi iguales, alrededor del 37%/38%. Las mujeres predominan entre los ocupados con educación superior (52,8%). La brecha de género en tasas de empleo es mínima entre personas con altos niveles educativos (menos de 2 puntos porcentuales), pero supera los 11 puntos porcentuales en niveles intermedios y los 18 en niveles bajos.
  5. Sectores de Actividad: Las mujeres principalmente trabajan en el sector servicios, con 8.354.900 empleadas (el 88,6% del empleo femenino), destacándose en actividades como comercio, salud, educación y hostelería. Su presencia en la industria es limitada y mínima en la construcción. El mayor aumento del empleo femenino en 2022 se observó en hostelería, con 92.700 mujeres más ocupadas.
  6. Ocupaciones: Las mujeres ocupan principalmente roles vinculados a actividades científicas y profesionales, representando el 58,2% de los ocupados en estas áreas, y a niveles intermedios. Su presencia en puestos directivos, principalmente ocupados por hombres, es limitada, con solo el 3,3% de mujeres en estos roles frente al 6,2% de hombres.
  7. Trabajo a Tiempo Parcial: El 73,9% del empleo a tiempo parcial lo ocupan mujeres, aunque en menor medida que en la zona euro, donde más de un tercio trabaja a tiempo parcial. El peso del empleo a tiempo parcial aumenta progresivamente con la maternidad y el número de hijos, a diferencia de la temporalidad.
  8. Contratación: En 2022 se realizaron 8.445.700 nuevos contratos, de los cuales 3.061.000 eran indefinidos (36,3%), frente a los 933.600 de 2021 y los 1.031.600 en 2007. La Reforma Laboral busca disminuir la temporalidad.
  9. Trabajo Autónomo: En 2022, había 1.213.570 mujeres afiliadas medias al RETA, un aumento de 7.642 afiliadas respecto a 2021, representando el 36,5% del total. En el grupo de 30 a 34 años, este porcentaje alcanza casi el 40%, mientras que desciende al 30,5% entre los 16 y 19 años.
  10. Salarios: La brecha salarial ha disminuido gradualmente desde 2007, situándose en 2020 en el 9,4%, por debajo del promedio de la Eurozona (14,9%). La presencia de mujeres en los primeros deciles salariales disminuye mientras aumenta en los niveles medio y alto.